Nuevos tiempos para la cultura



Por Andrea Montes, miembro del equipo de Baud.

Marzo de 2017.

Por fin, tienes la oportunidad de verlo con tus propios ojos. Bajo la inconfundible sensación de las primeras veces, entras en ese gran templo mientras la historia de la humanidad se hace tangible a través de tu mirada. Y, entonces, lo ves. Cada trazo cobra vida ante ti y descubres que interiorizar toda esa belleza es la verdadera experiencia

Endocrineintraurethral therapy and the use of vacuum devices. viagra online.

. Sonríes al dimensionar su tamaño y encuentras matices ocultos, incluso sobre ti, en ese lienzo. En ese momento, lo comprendes. Ese Da Vinci merecía cualquier expectativa.

Marzo de 2020.

El nuevo espacio es digital.

La tecnología se ha convertido en nuestro gran salvavidas siendo una fuente inagotable de inspiración y contenido. Las experiencias culturales deben trasladarse ahora al entorno digital. Sin embargo, no se trata de una simple adaptación de formato, sino que se debe buscar la creación de una vivencia sensorial y emocional completa que vaya más allá de cualquier contenido online al uso

This was further buttressed by the increase in the liver enzymes obtained in the test group.of viagra pill.

. Debemos generar experiencias digitales más inmersivas, más efímeras, más personales o más didácticas que, a través de la tecnología, construyan esa conexión tan presente y tangible en nuestra vida, lejos de una pantalla. En esta nueva normalidad, el entorno digital es lo más normal.

“El arte y la cultura pueden ayudar a actuar como remedio. […] Como un «conector social» con el que las personas pueden interactuar desde casa.”
Valentina Montalto, European Commission Science Hub.

Abril de 2018.

¡Otra, otra, otra! Dos horas cantando y saltando no han sido suficientes. Una multitud aclama tu nombre en un baile que parece no tener fin. Y, entonces, apareces de nuevo para reavivar esa conexión tan pura del momento presente. Un acorde tras otro bañado por luces que vienen y van. Tu voz deja de ser tuya para ser vuestra. Cientos de personas que se mueven al compás que tú marcas. Es ese diálogo visceral y libre el que le da sentido a todo. Adrenalina, aplausos y la sensación de haber vivido una experiencia única en la vida.

Abril de 2020.

La redefinición de la experiencia física.

El distanciamiento social, como medida sanitaria preventiva, se ha convertido en el principal obstáculo para el desarrollo habitual de cualquier experiencia cultural. El espacio físico debe adaptarse con la seguridad como objetivo prioritario dando lugar a soluciones de todo tipo (arquitectónicas, de limitación del aforo, de servicios añadidos, etc.). La experiencia colectiva en directo comienza a transformarse para ser más individualizada e íntima. Si bien es cierto, la creación de esa atmósfera personal de confianza no debe frenar nuestra conexión con el exterior, con el verdadero propósito de la performance cultural. Busquemos que las barreras físicas no se conviertan en barreras mentales.

La unión entre artista y público.

El éxito de la cultura en este nuevo espacio físico, no será posible sin una implicación mayor por parte del artista y su público. Existen dos transformaciones actitudinales que influirán en una experiencia artística completa: por un lado, el artista debe trascender su rol protagonista para iniciar un diálogo más participativo que derribe cualquier jerarquía preestablecida generando un nuevo territorio de expresión común. Por otro lado, el usuario debe dejar de ser simplemente un espectador receptivo para convertirse en un participante activo que construya, junto al artista, ese territorio. Cualquier forma de arte, hoy más que nunca, requiere de un compromiso individual y mutuo para buscar esa conexión bidireccional que potencie la experiencia cultural. El artista y el público crean un nuevo lenguaje.

“Hemos visto nacer una forma de explorar las artes y participar en el mundo cultural, el desafío es aprovecharlo”.
Marc Merpillat, La Vanguardia.

Mayo 2018.

Tienes los ojos bien abiertos, pero parece que están cerrados. El telón se desliza al ritmo de las primeras notas musicales y la luz ilumina un espacio enorme que, sin embargo, se hace pequeño cuando aparece esa primera figura. A la que siguen muchas otras, formando un solo color lleno de matices. Observas la precisión de la danza en cada movimiento. Admiras la anatomía llevada a sus límites más bellos. Descubres la fuerza que reside en la delicadeza. Y, entiendes que el arte nace de nosotros mismos.

Mayo 2020.

La necesidad de una nueva creatividad.

El arte tiene el deber de ser un reflejo crítico y reflexivo del tiempo en el que habita. Por ello, la realidad actual demanda soluciones artísticas nuevas. Si el contenedor de cualquier experiencia cultural está cambiando, ¿cómo no cambiar así mismo el propio contenido? Se debe crear una cultura a la medida de esta época transformando las propuestas artísticas para que respondan a las inquietudes mentales y emocionales contemporáneas y a las circunstancias operativas de su contexto. Una nueva creatividad que escriba una nueva historia.

“En el miedo al futuro, la cultura tiene la capacidad de trazar otro tipo de relato, movilizar otro tipo de utopías”.
Judit Carrera, El País.

Estas son las cuatro claves que esbozan un paradigma cultural, cuanto menos, diferente. Si se activan de forma adecuada será más sencillo acercarse a una experiencia artística satisfactoria en el mundo de hoy. Sin embargo, debido a la propia naturaleza del arte, deben ser soluciones temporales para una realidad transitoria ya que, continúan en el aire ciertas cuestiones que preocupan tanto a la comunidad artística como a su público más fiel.

¿Cómo sostener económicamente un sector que prospera gracias a la organización de eventos de gran escala? ¿Cómo combinar los entornos online y offline para consolidar una única experiencia coherente y continuada? ¿Cómo mantener la esencia del arte y el artista al fomentar una nueva creatividad? ¿Cómo favorecer la accesibilidad de la cultura a pesar de las barreras digitales y físicas?

Preguntas que, en sí mismas, encierran horas y horas de debate. Y unas ganas inmensas de saltar en un festival de música, de disfrutar sin límites de tu museo favorito, de perderte en la oscuridad de un patio de butacas repleto.

articulo-cultura-tips.001

_

Fuentes: BBVA, El Mundo, La Vanguardia, European Commission Science Hub, El País, Walt Street Journal, Sexyzebras, 2020.
Imágenes de Gilber Franco y Touann Gatouillat Vergos.